Centro de Interpretación Mundo Rural

A continuación se presentan algunas curiosidades sobre las temáticas retratadas en el Centro de Interpretación del Mundo Rural:

  • Está situado en Vimieiro, municipio de Arraiolos, y fue inaugurado el 1 de agosto de 2009 por el ayuntamiento de Arraiolos.

  • Formado por un antiguo lagar —el Lagar dos Queirogas—, fue restaurado y adaptado para que sirviese de museo, en el que se implantó la exposición fija, y por un nuevo edificio, construido desde cero, junto al edificio preexistente, que alberga la recepción, hay una sala de exposiciones, oficinas técnicas, instalaciones sanitarias y la sala de reservas.

  • Fue el ayuntamiento de Arraiolos quien adquirió el edificio del antiguo lagar adyacente al jardín de la Santa Casa da Misericórdia do Vimieiro, antiguo palacio de los condes de Vimieiro, si bien fue la Santa Casa da Misericórdia do Vimieiro la que cedió el terreno donde se construyó el nuevo edificio.

  • Los autores del proyecto arquitectónico en el que la antigüedad del antiguo lagar combina armoniosamente con la contemporaneidad arquitectónica del nuevo edificio son los arquitectos Michele Cannatá y Fátima Fernandes de CANNATÁ & FERNANDES Arquitetos Lda.

  • Este espacio retrata el mundo rural alentejano entre finales del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, y constituye en la actualidad el recuerdo de una época difícil para la inmensa mayoría de la población, en la que hombres y mujeres trabajaban arduamente, de sol a sol, para obtener el poco sustento que les garantizaba una supervivencia sufrida, pero honrada. Vastas tierras, en un paisaje infinito, y una vida cotidiana marcada por enormes desigualdades sociales. Donde la tierra era propiedad de unos pocos y el lugar de trabajo de muchos. Este fue el escenario en el que se desarrolló un notable período de la historia alentejana.

  • En definitiva, es este mundo rural todavía tan presente en la memoria de nuestros mayores, pero ya tan lejano para los más jóvenes, el que el Centro de Interpretación del Mundo Rural pretende preservar como identidad del pueblo alentejano, gente sufrida y fuerte, pero muy digna.